JAVIER PADILLA

FOTOGRAFOS VALLADOLID

 

fotografos profesionales valladolid

estudios fotograficos valladolid

mejor fotografo de valladolid

fotografos valladolid comuniones

fotografo valladolid reportaje comunion

javier padilla fotografo valladolid

fotografo padilla valladolid

fotografos valladolid

fotografos valladolid

fotografos valladolid

fotografos valladolid

fotografos valladolid

fotografos valladolid

SOMOS JAVI Y MARI CARMEN

Nuestra pasión es hacer fotografías y documentar todo lo que sucede a nuestro alrededor, como dice el refrán, “Una imagen vale mas que mil palabras”, y nosotros lo aplicamos al pie de la letra.

Nos gusta viajar, conocer gente nueva, y aunque vivimos en Valladolid, ningún evento está demasiado lejos para fotografiarlo. Allí donde sea, estaremos encantados de formar parte de el. Una boda es un momento especial, una celebración del “amor” entre dos personas rodeadas de sus seres mas queridos. En ellas la gente se hace mas humana, las familias se unen y afloran sentimientos que en muy pocas ocasiones se repiten a lo largo de la vida.

Somos unos privilegiados por poder dedicarnos a la fotografía de eventos, por poder sentir tan de cerca esa emoción y esos momentos únicos. Transmitir todo lo que sucede con nuestras fotos es una responsabilidad. y por ello, para nosotros cada boda es única, diferente e irrepetible.

Fotografos boda Valladolid

Todo fotógrafo tiene como objetivo atrapar instantes especiales y conservarlos para siempre, más allá del tiempo y la memoria. Somos Javi y Mari Carmen, por supuesto que buscamos eso y más. Buscamos atrapar para ti los momentos más especiales de tu vida. Nuestra profesión es la fotografía y nuestra pasión es tu alegría.

Las celebraciones especiales son vivencias en las que esa alegría luce espléndida en cada rincón. Si hablamos de un Boda, se multiplica, porque está presente en los Novios, en la familia, los amigos. Muchas sonrisas, muchos gestos, que denotan lo feliz de un día tan especial. Nos encanta que nuestras imágenes transmitan esa alegría que nosotros sentimos a vuestro lado.

Porque somos fotógrafos de Bodas que sentimos vuestra Boda como nuestra. Nos gusta implicarnos, conoceros, a vosotros y a vuestra gente. Porque queremos contribuir a que ese día sea lo que tiene que ser, uno de los días más importantes de vuestra vida.

Queremos ser testigos y tomar buena nota de todas esas sonrisas que nos contagian ganas de seguir fotografiando Bodas con la misma ilusión o más todavía. Por supuesto que tenemos risas por las que sentimos especial devoción. Poder estar presentes en el momento exacto en el que tú, la Novia, te miras al espejo por primera vez, con tu maravilloso vestido, ese peinado que querías, los labios del color perfecto. Ese momento es mágico. Mereces fotografías igual de mágicas.

El Novio, tú, no eres menos importante, al contrario, resulta muy divertido poder ver cómo los nervios vuelven tan complicados esos gemelos, hasta que tus amigos consiguen hacerte olvidar las pequeñas tensiones del momento para dejar paso a la diversión. Porque de eso se trata, de divertirse, de disfrutar.

Sonrisas y luz. Nos encanta permitirle a la luz que le de vida a nuestras fotografías de Boda, porque la luz es alegría. Si, ya lo ves, regresamos inevitablemente a la alegría y a la risa, al goce de un día irrepetible. Porque queremos que, cada vez que regreses a tu álbum de Boda, esa luz, esa alegría, ilumine tu rostro y tu memoria, te devuelva por un instante al momento de tu vida en el que no podías pedir nada más, tan solo que no terminase nunca.

Porque sois pareja, pero también sois amigos, y se nota. Es posible que no os deis cuenta de la complicidad que se desprende en vuestros gestos, en vuestras miradas, todo el tiempo. Es precisamente esa complicidad lo más bonito en las fotografías de pareja. Fotografías de Boda, si, pero algo más personales, porque sois vosotros, los dos. Es un momento más íntimo, más relajado, en el que se consigues imágenes llenas de belleza, frescura y espontaneidad.

Porque la espontaneidad es fundamental para conseguir unas fotografías naturales y llenas de vida. Esa alegría que tanto nos gusta, nace de momentos reales, no fingidos. Así que los posados forzados no tienen sentido, lo mejor es fluir con el transcurso natural de los acontecimientos.

Mezclarnos entre vuestros invitados nos encanta. Porque sabemos que vais a querer fotografías de todo lo posible, para recordarlos a todos. Pasarán los años y esos niños de arras habrán crecido, alguien se habrá estrenado como abuelo, la vida a través de imágenes.

Pero volvamos a la Boda, porque es un día que da para mucho. Somos conscientes de todo el tiempo y trabajo que ha costado prepararlo, así que tendremos en cuenta todos los detalles que sean importantes para vosotros. Al fin y al cabo, son los detalles los que hacen diferente cada celebración. Vosotros le otorgáis vuestra personalidad a la Boda, y se tiene que notar.

Es curioso como un mismo enclave parece un sitio nuevo en función de la decoración. Incluso una Iglesia cambia por completo según las flores y los colores con los que cada pareja vista su Ceremonia. Ver llegar a una Novia en un coche clásico, en uno más moderno o de cualquier otro medio (os sorprendería lo originales de algunas ideas) ya te convierte en una Novia diferente. Incluso un mismo vestido, según sean tus accesorios, te hace distinta, te hace especial.

Porque realmente creemos que cada pareja de Novios es especial y cada Boda diferente. Lo que tienen en común es la felicidad, y eso siempre está presente en nuestras fotografías. Porque incluso las más emotivas, están impregnadas de esa alegría. En una Boda todas las lágrimas son de las buenas.

Emociones, sentimientos a flor de piel, porque no es el momento de disimular, todo lo contrario, el día de vuestra Boda es un día para soltaros, para dejaros llevar por el impulso, sin preocuparos por nada. Es vuestro día, pensad eso, todos los que están allí han venido para estar a vuestro lado. Por eso una Boda es una gran celebración de vida.

Y qué mejor manera de celebrar que con una gran fiesta. Claro que sí. Es tiempo de bailar, de comer y brindar. De saltarse las normas y las dietas. Es tiempo de sacarse la corbata y los miedos, de subirse al carro de los buenos sentimientos y fluir con el día, bajo un cielo cómplice que permanece despejado porque también está de fiesta.

A estas alturas ya tendrás clarísimo lo mucho que nos gustan las Bodas, lo muchísimo que disfrutamos. Si tú sientes lo mismo ante la idea de casarte, ya está, nos hemos encontrado. Seremos tus fotógrafos de Boda en Valladolid o dónde quiera que te cases y lo vamos a pasar en grande mientras construimos tu Boda con imágenes inolvidables.

que dicen de nosotros

Puedo decir que de todos los fotógrafos que miramos fue el único que con el reportaje que nos enseño nos emocionó a mi marido y a mi. Nuestro reportaje es único nadie le podría haber hecho mejor. Están recogidos todos nuestros momentos importantes de nuestra boda. Tanto Javier como Mari carmen son geniales, te lo pasas genial con ellos en la preboda y postboda.
Te dan mucha confianza y se adaptan mucho a ti. Yo lo recomienzo al 100%. Estamos encantados. Y el video también quedó genial.

Raquel Garcia

El trabajo es excepcional, sólo con abrir uno de los libros te das cuenta del trabajo que hay detrás de cada foto. Además me resolvieron un contratiempo de último momento sin dudarlo y gracias a eso tengo incluso un súper vídeo. Gracias por habernos plasmado en recuerdo u día tan inolvidable. No dudaría en volverlo a contratar.

Esther

Profesionales con mayúsculas, encantadores y captan las ideas de los novios al instante, te hacen sentir especial ese día, te aconsejan y su trabajo es realmente impresionante. Recomendable al 100%. Animo a todo el mundo que les haga una visita y juzguen ellos mismos.

Lorena

Yo llevo trabajando con Javier 17 años, él y su mujer son dos profesionales como la copa de un pino, hice mi boda con ellos, y he seguido trabajando en los bautizos y las comuniones de mis hijos. Solo puedo decir que hacen un trabajo excelente, cuando ves el trabajo terminado, dices, merece la pena. Lo recomiendo 100 %.

Maria Teresa Gallegos